Fenwick Iribarren Architecs (FIA), el estudio español liderado por Mark Fenwick y Javier Iribarren, dirigirá la restauración integral del edificio de oficinas Sollube ubicado en AZCA, en la plaza de Pablo Ruiz Picasso de Madrid.

El edificio, con una superficie edificable total de más de 32.474 metros cuadrados, cuenta con nueve plantas (siete plantas son sobre rasante y dos bajo rasante) y un aparcamiento subterráneo. El proyecto será principalmente de uso de oficinas en su conjunto, aunque es posible la inclusión de áreas comerciales en las plantas bajas. De esta manera se proyecta crear una nueva imagen nueva más atemporal y transparente que pretende resolver los problemas existentes en el entorno y ofrecer una solución global y elegante.

 

 

El complejo tiene dos accesos principales, uno en la plaza de Pablo Ruiz Picasso y otro en la plaza de Carlos Trías Bertrán. La idea principal del proyecto consiste en conectar peatonalmente ambas plazas, ya que existe una necesidad a nivel urbano de fomentar esta permeabilidad entre las áreas exteriores y diferentes niveles del AZCA. Con estas premisas ha surgido la idea de potenciar el espacio central sobre el que se genera el edificio, el gran hall interior, que conectará las distintas experiencias espaciales existentes en el proyecto, desde las dobles alturas en los accesos hasta el gran patio central sobre el que se vuelcan todas las oficinas.

La planta baja adyacente a la plaza de Pablo Ruiz Picasso se destinará a un espacio de coworking junto a diferentes tipos de escenarios, entre ellos un auditorio, vestuarios y diferentes zonas de restauración. Por su parte, la planta contigua a la plaza de Carlos Trías Bertrán y la entreplanta se dedicarán a un uso estrictamente comercial.

 

 

 

La productividad, principal factor impulsor de la transformación del puesto de trabajo en España
Bitdefender descubre una práctica de ataque que permite a los hackers robar datos de ordenadores con procesadores Intel